Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

viernes, 30 de marzo de 2012

LO QUE QUEDA, por Salvador Alario Bataller, de España

De “El amante perfecto y otros cuentos por inferencia”, Salvador Alario Bataller, Editorial lulu Enterprises, London, 2009.

Como cada noche, el mendigo arrastraba su patética figura por el bulevar; ya no sentía culpa, ni vergüenza, ni siquiera angustia. En cambio experimentaba siempre un deseo imposible, permanentemente insatisfecho, cuando columbraba la buena vida al otro lado de las puertas de los restaurantes inaccesibles. El tintineo de los cubiertos sobre la porcelana le devolvía el recuerdo no de los manjares que deleitaban los paladares de aquella gente pudiente, pero sí de otros suficientes que un día tuvo. Porque nunca dejó de ser pobre, pero no tanto como ahora, que lo era de solemnidad.
La necesidad y la incuria lo habían convertido prácticamente en una alimaña. Bajo un crepúsculo de murciélagos se encaminó hacia el rincón de desperdicios en el solar por construir, la hura donde hacer furtiva su desdicha. Un tiempo atrás llegó a sentirse el ser más desgraciado y solo del mundo. Pero ahora ya no sentía casi nada. Después, bajo el cobijo de los cartones, se hizo una paja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada