Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

jueves, 18 de septiembre de 2014

JUGAR A LAS CARRERAS, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina



En la cuadra que bordea la autopista ya no hay árboles de moras. Los tiraron abajo o los arrancaron de raíz para emprolijar la entrada al barrio cerrado. Parece ser que las primeras señoras que se mudaron  empezaron a quejarse de que aquellos frutos rojos les ponían a la miseria los parabrisas de los autos. Así que Nahuel no tendrá moras este verano. Tampoco tendrá zapatillas porque el agujero en la lona de la punta se hizo tan inmenso que dejaba ver la mitad de sus dedos. Las tiró después de una cargada de los pibes de la esquina.

No sabe muy bien si le importan más las zapatillas o las moras. Total ya viene el verano y no le molesta andar con unas ojotas que encontró en la basura. Cierto que son bastante grandes para su pie, pero aquel pedazo de goma mugriento lo mantiene alejado del calor del asfalto y de las espinas de las veredas más salvajes.
Hoy faltó a la escuela. Una vez más. Pero a la vieja no le importa. Sabe que el certificado de la Primaria Completa no le va a garantizar un trabajo ni un plato de comida en la mesa. Más de una vez lo mandó a manguear monedas a los autos que entran y salen de los barrios cerrados de la zona.
Pero a Nahuel no le gusta pedir. Va con su hermana mayor, que lleva al más chico a upa, siempre con los mocos afuera. Cuando estira la mano sucia, los hombres lo miran con asco y uno que otro le manda una puteada. Con las mujeres le va un poco mejor, algunas se compadecen y sacan algunas monedas o un billete chico de la cartera y se lo tiran desde la altura para no tener que tocarlo. Lo peor son los chicos que lo miran desde el asiento de atrás, con una mezcla de fascinación y terror, como si fuese un ser de otro planeta o un animalito escapado del zoológico.
Por suerte están las carreras. Los únicos momentos en los que se siente libre. Cuando corre, el viento le da en la cara y juega a estirar sus rulos para atrás o para adelante. También hace ondear la remera que heredó de la última pareja de su mamá, después de que ella lo sacó a palazos de la casa.
El de correr es el juego que más le gusta. Por prenderse con los más grandes incluso dejó el fútbol. Hace tiempo que los compañeros de escuela no lo ven por la canchita del costado de la estación. Y eso que insistieron con que andaba rondando el técnico de un club del barrio que quería fichar pibes para las categorías inferiores. Les dijo que no le interesaba. Que había encontrado un entretenimiento que tenía mucha más emoción que un par de goles por partido.
Le había gustado tener que ganarse un lugar entre los más grandes. Ellos no dejaban entrar a cualquiera al juego. Tuvo que demostrarles que, aunque era menos fuerte, podía ser más rápido y tan valiente como cualquiera de ellos. Por eso lo dejaban jugar y, a veces, lo convidaban con el porrito del final, “para bajar la adrenalina”.
Esta tarde son más pibes que de costumbre. Parece que va a estar más que divertido. Al arranque del fin de semana muchos oficinistas y ejecutivos aprovecharon para escaparse temprano del trabajo para adelantar las compras de Navidad. Manejan con la impaciencia de quién no tiene tiempo para perder, ni siquiera en la previa del descanso.
El Negro da la voz de mando y todos se ubican en la línea de salida, del otro lado del guardarrail en el carril central de la Panamericana. El brazo baja para indicar la partida y el grupo sale a la carrera para cruzar la autopista. Nahuel esquiva con soltura un Ford K y ve cómo la mujer que maneja lo mira con fastidio. Sortea a una camioneta y puede escuchar el insulto del conductor. Mide el Toyota que viene y acelera la carrera. Sabe que es él o la máquina y no se va a dejar ganar. En ese momento, la tira de la ojota que pasaba entre sus dedos se cortó. Empieza a chancletear y pierde velocidad. El hombre del Toyota intenta dar un volantazo pero no hace a tiempo. Mientras el auto se le viene encima Nahuel ve la mirada de terror del chico que va sentado en el asiento del acompañante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada