Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

jueves, 4 de septiembre de 2014

GATO, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina


Cuando el Gordo murió, el Gato sintió que, de algún modo, había perdido a un padre, a pesar de que apenas los separaban siete años.  Cierto que no pensó en escribir un son melancólico como cuando murió su verdadero padre, porque entendió que al contrario de aquella, esta partida le producía tristeza pero también alivio.

Y es que se había acostumbrado a crecer y vivir a la sombra del Gordo. Ya sea para imitarlo, ya sea para repudiarlo y cagarse en sus preceptos. Pero el otro siempre estaba ahí, como un tótem, como un Buda majestuoso, rey y señor de la patria de los bandoneones.

            Todavía podía recordar, como si fuese ayer la veneración con la que lo había escuchado tocar la primera vez. De pronto, esas manos regordetas, apenas a unos centímetros de la cara de luna llena, le habían dado otro significado a aquel instrumento que su padre compró de segunda mano en una tienda de empeño de Nueva York para mitigar la nostalgia de estar lejos de casa. Aquel Buda sabía hacer que el fuelle llorase, riese, e incluso contase una historia.
            Después de aquella primera vez, pasaron meses en los que el Gato se obsesionó con desentrañar la magia que el Gordo sabía hacer con aquel instrumento. Lo siguió durante meses, a sol y a sombra, y supo esperar el momento justo para entrar como reemplazo en la orquesta. Necesitaba saber. Necesitaba aprender el mecanismo de aquel lamento.
            Pero la armonía duró poco. Al Buda no le gustaron sus veleidades modernas y censuraba el desenfado con que el Gato tocaba el bandoneón. Valoraba su talento y le pedía que le hiciese los arreglos para los temas, pero los revisaba con una goma de borrar en la mano, listo para mitigar los excesos. Fueron madrugadas de discusiones filosóficas y de palabras ásperas mientras los instrumentos exponían sus particulares modos de entender el tango.
            El Gato aguantaba, con mayor o menor paciencia, mientras se debatía entre aquella música plena de lamentos y la elegancia de la música clásica. Hasta que una maestra europea, a miles de kilómetros del río de la Plata, le secreteó que los dos podían coincidir en algún pliegue del bandoneón. Y él se había propuesto encontrar ese punto en el que los dos eran uno.
            Fue lejos del Gordo y la partida generó la primera gran pelea entre ellos. El Buda no entendía que él buscase nuevos horizontes y él no comprendía que el otro no quisiese más. Tenía que haber otras posibilidades, un punto en el que el lamento pudiese ser un grito furioso, un aullido desesperado, aunque el resultado escandalizase al público que buscaba entretenerse y bailar.
            Se fue, pero nunca pudo alejarse del todo. El otro siempre estaba ahí, cono una maldición, en una melodía, en un arreglo, en un fraseo del fuelle. Nunca se reconciliaron del todo, pero jamás dejaron de hablarse. Encontraron el modo de limar asperezas para trabajar juntos y luego separarse para seguir creciendo cada uno por su lado.
            Cuando el Gordo murió, su mujer embaló el fuelle que lo hacía acompañado toda la vida. Se lo mandó la Gato, para que lo conservase. Le pareció natural ya que ambos habían compartido la pasión por el bandoneón.
            El abrió el paquete con extrañeza. Lo apoyó sobre sus rodillas como a un niño dormido y comenzó a desgranar uno de los tangos que había dejado el Buda. Descubrió con espanto que la música que salía de aquel fuelle no era la suya. Pero tampoco la del muerto. Era un lamento más profundo aún, como si aquel instrumento llorase la pérdida. O quizás, como si sus dedos lo estuviese lastimando.
            Volvió a embalarlo y lo guardó en una vitrina, mudo lamento de un tiempo que se fue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada