Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

miércoles, 16 de julio de 2014

INSOMNIO, por Ernesto Rodríguez del Valle, de Camagüey, Cuba (residente en Estados Unidos)


¿Dónde las copas cargadas de sueño?
¿Lo sabes tú?
¿Lo reconoces en el hundimiento de la sangre,
en el estadío alucinante del tiempo?
Digo que el Hombre fluye por los siglos
con la transparencia de lo hondo,
con los gérmenes de las sustancias esenciales,
con sus lúpulos de idénticas estrellas.
Y digo que la órbita de la poesía
es fina llamarada a sus ojos,
un rocío al tacto,
un árbol enorme abierto a las auroras.
¿Dónde pues, el vaso incólume del sueño?
¿Dónde el caracol y la lombriz se hacen uno,
febriles y graduales?
¡Dilo tú, padre Whitman, pertinaz y terco en la vigilia productiva!
¡Tú, hermano Longfellow, laborioso y saturado de silencios!.
Sólo soy un hombre que embrida junto a otros
un gramo de verdad, un minúsculo gramo
bajo la comba demencial de la noche.
Sólo traduzco el breve aletear de las abejas
en su vuelo infinito hacia las flores
y en esa labor voy devorando estas raíces súbitas,
esta espesa nata de delirio, invicta y terrenal,
donde otros buscan, ciegos y cansados,
la concha azul, el hilo enredado, las ruedas
zanjando los círculos concéntricos, los salmos
perdidos para siempre en las promesas,
¡el anillo de la muerte tras las órbitas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada