Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

viernes, 18 de mayo de 2012

CONOCIENDO EL PELIGRO, por Elizabeth Oliver de Abalos, de Montevideo, Uruguay

La pareja había sido linda desde el principio. Se querían mucho y se complementaban perfectamente. Esperaron su retoño con amor, esperanza, y esa responsabilidad innata en todos aquellos que sinceramente desean un hijo. Cuando nació, iniciaron una vida de tres con alegría, dedicación y empeño. Así lo fueron atendiendo y protegiendo, hasta que llegó el momento de empezar a formarlo.
La vida en pleno campo implicaba una instrucción concienzuda, el pequeño tenía que ir conociendo de a poco los riesgos del entorno en que se iría desarrollando. Así fue advirtiendo las distintas actitudes de los animales del monte; percibió el respeto que merecía el río con su corriente, crecidas y remolinos; supo qué plantas y frutos elegir acertadamente; aprendió de la fuerza del clima y la naturaleza…
La pareja, orgullosa, lo veía crecer sano y fuerte, pronto podría valerse por sí mismo. Sólo faltaba una lección: ya era tiempo de mostrarle el peligro que acechaba más allá del hermoso y tranquilo lugar agreste en que estaba su morada.
Con la primera claridad del alba, emprendieron el viaje. Atravesaron el monte, cruzaron el río, bordearon el valle por la senda de pinos hasta alcanzar el cerro arbolado; y ya en la cima, se detuvieron. Un añoso ombú habría de guarecerlos y podrían observar a salvo, sin ser vistos, hacia el poblado que se extendía ― allá abajo ― hasta el pie de la sierra.
A lo lejos, se divisaban las edificaciones y el movimiento del centro. Más cerca de ellos, el cinturón del pueblo mostraba una imagen distinta. Vieron carros tirados por caballos transportando pesadas cargas, y a los carreros apurando el paso de los animales a golpe de látigo.
En el patio abierto a los fondos del frigorífico, desfilaban las reses por el brete hasta alcanzar ― una a una ― el certero golpe que pondría fin a su existir. Al costado, en un largo corral, podían verse las pequeñas jaulas que aprisionaban ― casi inmóviles ― los productos de blanco plumaje de la avícola.
Del otro lado, en un enorme parque cerrado por altos muros, animales exóticos dormitaban en grandes jaulones, y en el centro, dentro de una semiesfera gigantesca cubierta de fino enrejado, miles de pájaros revoloteaban desorientados buscando una salida inexistente. Ese lugar ― el zoológico ― era uno de los paseos preferidos por los niños del lugar.
Los ojos del pequeño, agrandados por el asombro, estaban apreciando claramente aquella realidad que sus padres tenían que mostrarle. Poco después, le dieron su consejo: "Nunca vayas más lejos de este cerro. Allá abajo… sólo podrás encontrarte con el peligro".
Ya empezaba a oscurecer, la pareja cambió una mirada de conformidad y dio por terminada la más dura de las enseñanzas. Entonces, las tres aves levantaron vuelo y regresaron a su nido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada