Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

jueves, 13 de noviembre de 2014

ROUND MIDNIGHT, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina



Nunca se pudo quejar. Durante su infancia a Jorge le habían sobrado ídolos. Estaba Angelito Labruna que lo dejaba afónico cada domingo con la magia de sus goles en la Máquina. Estaba César Llanos, el Tarzán de radio Splendid y estaba su padre, el hombre más recto y más trabajador que conocía. Pero a los 10 años sus héroes sin lugar a dudas eran sus primos mayores.

El Negro, Baby, Mignone y Marito le llevaban en promedio unos diez años A veces lo acompañaban a la cancha y otras tantas lo invitaban al cine o amenizaban con sus anécdotas las reuniones familiares. Pero a Jorge no le fascinaba el  sino el misterio de sus noches.
Los primos solían encontrarse impecablemente trajeados con sus chambergos lustrados. Jamás decían dónde iban pero por las primas mayores sabía que frecuentaban los boliches de tango y jazz del centro y el Bajo. Antes de salir, el Negro sacaba un estuche de cuero de adentro del placard y después de pasarle una franela salía llevándolo de la manija con sumo cuidado, como a un objeto preciado.
Jorge no se animaba a preguntar demasiado. Sabía que a los primos no les gustaban los mocosos curiosos. Tampoco pensó en recurrir a su madre o a sus tías que lo hubiese sacado de la duda. Prefirió pensar que ese primo que solía silbar temas de Duke Ellington y le hacía escuchar discos de Thelonius Monk era el saxofonista de un cuarteto de jazz que integraban el resto de los parientes.
El Negro era más bien parco, pero los otros tres solían recordar anécdotas de sus salidas en las que había chicas entusiasmadas con su música y sonaban acordes de blues, funky y bebop. Mientras lo hacían Jorge envidiaba a sus primos y soñaba con salir con ellos alguna de aquellas noches. Quería poder tocar a Miles Davis, a Charlie Parker o a Thelonius Monk. Y después, ir a comer a una pizzería de la calle Corrientes, o a algún restorán de manteles almidonados y mozos vestidos como pingüinos.
Pero a él nunca le tocaba. Cuando los primos abandonaban las fiestas familiares, era el momento en que su madre lo besaba y lo mandaba a dormir. Mientras se calzaba el pijama de franela solía pensar en la posibilidad de escaparse detrás de los más grandes. Quizás podía verlos en acción en algún tugurio donde fascinasen a los presentes con la maravilla de su música sincopada.
Antes de dormirse repartía los instrumentos: el Negro, el saxo, ya que lo llevaba de casa. Baby con su estirpe elegante y lánguida, sin dudas era el hombre del piano y a Mignone y Marito les caían perfecto la trompeta y el clarinete. En su imaginación sus primos eran capaces de proezas mayores que Louis Armstrong y Dizzy Gillespie.
Una Navidad llegó a pensar que los discos que le hacía escuchar el Negro mientras le explicaba las características de aquel ritmo, eran grabaciones caseras, de los primos improvisando en algún piringundín del Bajo. No llegó a confirmarlo pero tampoco se animó a buscar que alguien se lo desmintiese. 
Un verano les perdió el rastro. Ellos vacacionaron juntos en la casa de los padres de Baby de Mar del Plata. Por los llamados de su tía sabía que iban mucho al casino y hasta habían logrado sacar unos pesos. También que recorrían la rambla ataviados con sus trajes de verano. Todos habían elegido nombres más sonoros para repetirlos en los oídos de las chicas que miraban el mar. “Gastón Castelar Belgrano” era el del Negro que lo escuchaba más distinguido que el suyo italiano y d doble consonante. El informe no hablaba de otras salidas nocturnas pero era lógico que el cuarteto hubiese llevado su arte a la ciudad Feliz. Si tan solo lo esperasen un par de años para que pudiese unírseles, quizás podría transformarse en el trombón que les estaba faltando.
Pero las salidas se espaciaron. Dos de ellos volvieron de novios y decidieron dedicar los sábados a visitar a las damas en cuestión. El Negro abrió un negocio de electrónica y se dedicó a trabajar de noche y dormir de día. El cuarteto no volvió a aparecer las reuniones de la familia y su carrera musical pareció interrumpirse en pos de cuestiones más urgentes.
Muchos años después, en un galpón de la casa de los abuelos encontró el estuche de cuero que el Negro transportaba con veneración. Lo encontró intacto, pero vacío y ya adulto se animó a preguntarle a su madre por el contenido. La respuesta fue la que nunca quiso oír: su primo no tocaba el saxo y había comprado aquella valija de forma peculiar en una casa de compraventas. Pensaba que llevarlo le daba un aire romántico y un tema de conversación con las chicas. Se presentaba como un músico frustrado acompañado por los ex integrantes de su banda.
No se apenó con la certeza. Pensó que había llegado en el momento adecuado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada