Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

miércoles, 25 de junio de 2014

EL CHATO, por Víctor González Treviño, de Reynosa, Tamaulipas, México


El chato corre con todas sus fuerzas entre los pasillos del mercado.  En grandes zancadas elude costales de azúcar, cajas de tomate y marchantas que no dejaban de regatear los precios.
Su corazón corre más rápido.
Al doblar la esquina de la calle Matamoros por la salida norte del mercado, respira más tranquilo al detenerse en una pileta de agua y lava su rostro
Siente la humedad en su piel y un escalofrío trepa por su espalda al ver el cuchillo  que yace en el suelo con un extraño  brillo escarlata
Se percata que todo ese tiempo que huía entre el jolgorio del mercado, entre sus manos llevaba la evidencia de un posible crimen.


Que sucedió?  Se pregunta el Chato mientras limpia su camisa que se impregnó de un olor a muerte. Un jodido olor a muerte.
Ya con el alma al cuerpo se levanta  y  guarda el arma en su bolsillo, continúa su marcha rumbo al barrio del Chaparral, está desorientado no recuerda nada de lo que sucedió esa mañana.
No se explica porque  ni de quien lo huía aunque lo más seguro es que eran policías, si es que  le dio “piso” a un parroquiano.
Pero, a quién?  Volvió a buscar respuestas en su confusa mente.
El Chato no es un tipo de pleitos o de esos que se alebrestan con cualquier ofensa. Antes de llegar a los puños pide disculpas aunque el otro sea el ofensor.
Eso puede inclinar la balanza a  su favor si es juzgado por un crimen.
-El chato?,  No jefe, es guey no mata ni una mosca.  Pareciera escuchar la defensa de quien lo conociera.
Pero toda la evidencia apunta como el autor material e intelectual de un  crimen  a pesar de los alegatos que pudieran dar sus conocidos.
Detiene sus pasos en la calle Allende y reflexiona que la principal evidencia la tiene en el interior de su bolsillo y en un lote baldío arroja la navaja y siente aligerar la carga en su conciencia.
Llega hasta el bordo del río Bravo, siente la brisa pegarse en su piel y otra vez regresa la incertidumbre a su pensamiento, ya no sabe a dónde ir o ¿porque está huyendo?
Mira la corriente del río cuando a lo lejos escucha su nombre… Emiliano ¡Chatooo!
Es una mujer que viene descendiendo del bordo, acompañada de unos policías.
Una vez más el escalofrío araña su espalda, piensa en entregarse pero recuerda el fallido juicio que armó en su mente mientras huía por las calles de Reynosa donde jugaba de niño y que ahora son tan ajenas, tan distantes tan desoladas.
Se arroja al agua, quiere llegar a la otra orilla pero un remolino lo toma de las piernas y lo jala al fondo, se defiende y patalea y manotea.
-Chato, chato, ¿Qué haces? No, te  tomaste la pastilla, chato, por Dios, sal del agua, dejaste la carnicería abierta~ grita exasperada la mujer.
Emiliano Rosas mejor conocido como “El Chato” recuerda que tiene una carnicería, también recuerda que padece de lagunas mentales y que esa mañana no se tomó el medicamento, recuerda el mercado, la gente, las calles de su ciudad, recuerda el río que lo está devorando y  recuerda un jodido olor a muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada