Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

jueves, 29 de mayo de 2014

BUSCANDO A WILLY LOMAN, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina


Algunos dicen que hay un método. Que basta con creerse Príncipe de Dinamarca para comenzar a plantearse dilemas existenciales. Que cuando te pensás gigante tu estatura crece desmesuradamente y podés ver más allá de las nubes. Una vez conocí a alguien que podía cambiar el tono de voz, la gestualidad e incluso la mirada para convertirse en un niño, un viejo o un idiota en el transcurso de una misma conversación. Pero ése no es mi caso. Lo mío es el estudio y la concentración. Un trabajo minucioso, diría que de orfebre, que me convierte en aquél que me toca ser. Salvo que sea el maldito Willy.
       No es algo nuevo, creo que fue así toda mi vida. Jamás pude mentirle al maestro siquiera para salvarme de un castigo por no haber hecho la tarea. Componer una excusa, hacerla creíble,  contársela al hombre con el tono adecuado, me llevaba tanto tiempo que se me hacía insoportable y terminaba contándole que me había olvidado de cumplir con el deber.
       Lo extraño es que haya elegido ser actor. Para vivir día a día el vértigo de no poder ser otro. Para obsesionarme con el trabajo de cada detalle hasta lograr la simulación perfecta. Y aprendí a ser gracioso, áspero o seductor. A reírme de mi mismo, a contagiar bonhomía o volverme el más maldito de los malditos. Alcanzaba con inventariar los gestos, las palabras, los tonos y repetirlos hasta el cansancio para que se me hiciesen naturales. Pero jamás lo logré con Willy.
       No me costó demasiado. En los últimos años fui rey y fui mendigo. Subí a escena desnudo y también llevé gruesos hábitos monacales.  Participé en telenovelas y comedias familiares. Subí a escena en escenarios improvisados debates del under y en las salas confortables de los teatros oficiales con los más diversos personajes. Pero jamás pude atrapar al maldito Willy.
     Por más empeño que puse jamás logré sentirme el viajante miserable que cree que su sonrisa le abrirá todas las puertas. No es porque no lo haya estudiado, porque no haya intentado entender sus frustraciones, su necesidad de ganar la admiración de sus hijos, el respeto de su mujer. Pero jamás logré creer que era Willy Loman.
        Aprendí el texto de memoria y logré decirlo de corrido sin necesitar siquiera el pie de un compañero. Conseguí recordar incluso las acotaciones escénicas y podía señalar con el dedo el lugar en el que tenía que estar cada personaje en el escenario. Eso fue todo. Nunca creí que yo fuese aquel personaje ni me sentí capaz de hacérselo creer a los demás.
      Será por eso que me obsesioné. Coleccionaba ediciones del texto de Miller y recorrí la ciudad para no perderme cualquier puesta que se hiciese de su obra. Armé una colección de DVD con las versiones de Dustin Hoffman, George Scott y Brian Dennehy para verlas una y otra vez hasta memorizar cada gesto y cada tono. No fue suficiente y rechacé la oportunidad de hacer de Willy más de una vez con frustración y rabia contenida. 
      No podía soportar que a mí, que logré meterme en la piel de reyes y emperadores, que le puse voz a Ricardo III o al Príncipe de Dinamarca, se me escapase un vendedor de telas fracasado. Creo que llegué a odiarlo con todas mis fuerzas al punto que decidí desterrar a Miller de mi vida. Quemé sus libros y luego la colección de películas. Examiné con cuidado la biblioteca para expurgarla de cualquier mención a ese texto y comencé a esquivar las librerías para evitarme el disgusto de encontrarme con el título que me gritaba  a la cara mi incapacidad para actuar más o menos decentemente.
      Hasta que cansado de recorrer esas líneas que no podía hacer mías  entendí que esa obsesión me estaba convirtiendo en un auténtico Willy Loman. Que quizás no era más que un incapaz que se creía un gran actor, orgulloso de su capacidad para convencer a los demás de que podía ser esto o aquello, con gestos prestados y palabras ampulosas. 
      Ahora caigo, ¿sabés? Creo que todavía hay un modo de agarrarlo a Loman y es unirme a su destino. Lo corrí toda la vida y recién ahora creo que puedo alcanzarlo. Allá está la luz y él me espera. No tengo más nada que hacer sobre el escenario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada