Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

jueves, 14 de junio de 2012

DON JOSE ® NOVELA, POR CARLOS ALEJANDRO NAHAS. CAPITULO 14. EPILOGO. TODO TIENE UN PRINCIPIO


“Cuando Dios quiere castigar al hombre, lo hace soberbio”
Anónimo
La última vez que pisé Capilla del Monte fue en el verano de 1984. No la pasé tan bien. Estaban mis primos lo que me obligaba a desandar el camino una y otra vez para mostrarles lugares donde ya había estado, sitios que ya había conocido, personas que ya había visto y hacer cosas que ya había hecho, innumerables veces ya. La mayoría de mis amigos había emigrado hacia sitios mejores y encima tenía la pesada carga de tener que cuidar de mi prima – más por un deber moral que por otra cosa porque a sus quince años ya se sabía cuidar perfectamente sola -.

El pueblo estaba evolucionando lenta pero imperceptiblemente. Ya el imperio no era solo de los Nazer sino que había otros que habían venido para disputar el trono. El intendente era un peronista que para hacer crecer al lugar había traído a sus amigos sindicalistas que “lavaban” a troche y moche y con el tiempo esa política le dio muy buenos resultados. José De Zer y sus OVNIS se había hecho mundialmente conocidos y el pueblo comenzó a explotar los fenómenos de la “ufología” hasta límites increíbles. De ser la “Pinamar” de las sierras Capilla se estaba convirtiendo en “La Paloma” de las sierras. Comida naturista, esoterismo, aguas termales, objetos voladores, Uritorco como fuente de energía, muchos hippies y superpoblación.
Jorge mientras tanto ampliaba como una mancha voraz la cantidad de bienes y personas sobre los cuales mantenía mano férrea, pero siempre sin que Don José se enterase. Mario había iniciado su largo y penoso camino del exilio que terminaría recién casi veinte años después. Y sus hijos, Dardo, Mariano y Ana Laura ya estaban en Villa María con Diana.
Por su parte Gabriel Saint Simón había partido a estudiar locución a Córdoba, como casi todos mis amigos capillenses. En Buenos Aires me esperaban dos o tres lindas señoritas y yo me preguntaba que mierda estaba haciendo en ese pueblo ignoto con mis dos abuelos ancianos y mis primos pequeños.
Terminó ese verano y nunca más volví. José en cambio, día a día desmejoraba y habiendo tenido la posibilidad de vivir al menos diez años más en plenitud, murió un aciago día del año del señor de mil novecientos ochenta y ocho.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
En el año 2007, más de veinte años después de mi última vez, partí con mi familia rumbo a Capilla del Monte a tan sólo 800 kilómetros de Buenos Aires, con el sol de mis ojos, Evita, a mi lado, y mis tres dioses, María Agustina de 11, María de las Mercedes de 6 y Juan Manuel de 3.
Los bolsos se apiñaban junto con las ilusiones y la esperanza de pasar unas vacaciones inolvidables, que nos embargaban a todos. Conseguimos hermosa cabaña al pie de la sierra y recorrimos Los Terrones, las Cuevas de Ongamira, la Toma, El Dique del Cajón del Río, Los Mogotes, San Marcos Sierra, Ischilín, Santa Catalina, Villa General Belgrano, Santa Rosa de Calamuchita, Alta Gracias, el camino de Los Túneles, La Cumbre y La Falda. Anduvimos a caballo, pescamos en el río, comimos asado con los Saint Simón y con unos amigos de mi mujer (Silvia y César), trepamos montañas y cruzamos cañadas.
Capilla del Monte ya no era lo que había sido en los ´80. Tenía más de quince mil habitantes, con aguas termales, monasterio budista, piedras milagrosas, pileta de natación al pie de Las Gemelas, boulevard central, restaurantes naturistas, hippies con alfarerías y personajes de toda especie poblaban sus faldas. Era la misma pero diferente. Un día en el supermercado me crucé con Marito Nazer, que me contó que se había casado con hermosa mujer, dejado de vivir de la caridad ajena y levantado cabeza. Otros me contaron que Jorge se terminó separando de Susana a quien dejó en óptima posición económica a cambio de su silencio. La casa de la calle Sarmiento la habita Jorgito Junior, abogado y recién casado. Busqué los rosales pero no estaban. La casa está bien cuidada pero le faltan muchos sufrimientos para ser hermosa. Emil y Alcira murieron y el resto de la parentela se confunde con los recién llegados y los bien venidos, en una democracia cruel y permanente.
Un día salimos con el auto y siento olor a nafta. En una estación de servicio de la ruta lo hago revisar y es una manguera que pierde. Dos horas, me dice el mecánico. Emprendemos a pie entonces la caminata que une Capilla con el Dique Cajón del Río. Luego de hermosa tarde paso a recoger el auto, pago y emprendo el regreso y allí lo veo. El cementerio del pueblo, sobre un costado, altivo y jactancioso.
Cuando le pregunto al sereno por Don José se acuerda de él perfectamente. Cualquiera que tenga más de cincuenta en este pueblo no se puede olvidar jamás de un hombre así. Fue un santo, dice. Y nos ponemos a buscar su nicho, con respeto, sin prisa, sin apuros.
Finalmente, lo encontramos. Al fondo. Al lado del nicho de Rosita, con dos placas de bronce dedicadas por la familia. Y nos ponemos a rezar, con respeto, con emoción, con unción.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Al regreso a Buenos Aires, me encuentro con Olga, 94 para 95 el 20 de abril. Le digo que voy a escribir una novela sobre la vida suya y de José, sobre su amor, pero especialmente sobre José, principalmente sobre José, mi abuelo.
Luego de varios días de documentarme, darme fotos, contarme anécdotas, viene la pregunta principal, la medular, la que resignifica todo este libro, si es que alguna vez tuvo algún significado. “-Decime abuela, ¿Vos a José, lo llegaste a querer alguna vez? “
La anciana vivaz se toma su tiempo, como solía hacerlo mi bisabuela Cecilia, y luego de saberse escuchada me dice:
-          Mirá nene, tu abuelo Carmo era realmente un hombre. A mí tu abuelo Carmo me seducía por su hombría, por su don de gentes, por su honor, por su prestancia. Pero José, José me ganó el corazón. A la larga, creo que fue más inteligente, me fue enamorado sin que me diera cuenta. Al final, creo que lloré más por la muerte de José que por la de Carmo. José no era un hombre, era un ángel hecho carne –
Sinceramente, no sé si a vos te sirvió, abuelo. A mí si, y mucho. Gracias por todo.

Ahora sí, dame un beso en la frente, una palmada en la cabeza, y a dormir. Los dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada