Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

jueves, 26 de febrero de 2015

LOS 300 - ESPALDA CON ESPALDA, por Carlos Alejandro Nahas, de Buenos Aires, Argentina


26 de febrero de 1970

       Para matrimonios hay de todos los gustos. Los abúlicos, los apasionados, los sanguíneos, los inermes, los fogosos y los desapacibles. De todos los gustos y colores pero no soy yo quien para catalogar la unión de dos personas en estas o en miles de categorías más.
     También puedo argumentar si lo que escribo con mi pobre pluma (Borges dixit) es autobiográfico, imaginario, real o surreal. Tampoco es mi intención.

     Puedo escribir un cuento. No me dan las ganas. La verdad, hay veces que no salen, hay veces que la hoja en blanco te grita que la dejes en paz, hay momentos en que las musas pasan y uno está papando moscas.

       No, este relato, breve, conciso, espartano casi diríase, es el homenaje a una mujer enorme. Que trasiega todos los días como si fuera el primero. Que no está casada con un hombre que le da todos los gustos ni mucho menos, y encima se da el tupe de perder trabajos, ser inconstante, a veces perezoso, a veces tenaz, a veces ilógico, a veces absurdo. Y ella sigue que va, con su pesada mochila a cuestas, subiendo la loma, tomando todo lo que Dios le dio y más, para que se ponga a una familia al hombro y ni chito. Si se queja al otro día, igual. Comenzar una y otra vez.
      En los mejores momentos tal vez no percibe una caricia, un acto de amor, una flor, un homenaje. Pero en los peores se enciende. Muestra sus garras afiladas y defiende lo que quiere con pasión, con locura, con desmesura. Y sigue confiando en su hombre, como si fuera el primer día.
     Alguna vez conocí a una persona así. Hace mucho tiempo. Me la cruzo todos los días y a veces siento que es un ser más cercano que cualquier otro que imaginé. Hoy creo cumple años, no lo recuerdo bien. Pero si sé que cada vez que me vio caído, desalentado, desarmado, desangelado, se ocupó de lavar mis heridas, de sanar mis pies cual Cristo femenino. Y a cada uno de sus hijos les inculca el valor del amor, de la perseverancia, del ahínco, de la dulzura.
         En este día – vaya designios del destino – me acordé de la película 300, que habla de esos espartanos estólidos, incólumes, que enfrentaron a miles de persas en un pequeño estrecho. Fueron destruidos. Las palabras finales del lugarteniente fueron: “Fue un honor luchar a su lado mi general”, y el general le respondió: “No, fue un honor para mí morir a tu lado”.
         Y hoy – tal vez en muchos años a esta parte – ese día es un poco triste, un poco pálido, desvaído y ocre, le quiero decir a esa mujer de bucles sol, que la siento a mis espaldas, luchando contra miles. Que de sus 45 años ha pasado 21 entre cales y arenas. Su vida no fue monotonía sino un permanente sobresalto. Y que sí, en estos momentos – como siempre – la siento espalda con espalda. Que se merece todo el oro del mundo, pero que paradójicamente en miles de almas se ha ganado un bronce bien habido.
         Y decirle, con el cuerpo mancillado por las heridas, con lágrimas de sangre y fuego: “Fue un honor morir a tu lado”. Te lo mereces. Hoy 45. Sos uno de los 300.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada