Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

miércoles, 6 de abril de 2016

EL GALLO, por Delfina Acosta, de Asunción, Paraguay

El gallo, de carúnculas muy rojas y espolones  curtidos, se largo a cantar a las cuatro y media  de la madrugada. Negras hormigas laboriosas cargaban sobre sus lomos las pequeñas mudanzas de los árboles que empezaban a corromperse en el cementerio levantado en el siglo pasado con ambición de necrópolis.

Don Manuel ordenó su cabeza frente al espejo y se largó a caminar, buscando el pueblo.
Sentado sobre un tronco, en la vereda  de polvo amarillento, don Francisco,  hombre pequeño, jorobado, de rostro jamás rozado por la rudeza de la tierra curtida,  tocaba el violín; y era  el sonido el silbido anunciando la hora triste, el sueño, la iluminación  de una música que parecía llegar llorando de un pueblo muy  lejano.
Con los ojos cerrados el artista  ejecutaba el instrumento musical mientras una claridad rojiza, la primera claridad de la mañana, caminaba por las calles de polvo, como otra gente mas, parlanchina  y ansiosa por saber qué ocurría, quién se había muerto, quién se había casado, quién se había ido de su casa a la medianoche sin que los perros dieran aviso.
Don Manuel depositó dos metales lamidos por el óxido en el platillo de lata del artista y caminó tres cuadras hasta llegar a la casa número veinte, frente a la que estaba sentado en su banquillo don José. Y le dijo don José, lo que se dice en un pueblo tranquilo, bien dormido, de digestión sana, siempre soleado, acarreando a su gente ya por la pastura o por los caminos polvorientos: ¿Qué hay de nuevo? Nada, se escuchó una llamarada de arena gris en el aire.
Doña Dolores apareció en la esquina  cuando  don Manuel entró al almacén; entonces se acordó de los cinco mandamientos: la cajetilla de fósforos, la bolsa de legumbres, el frasco de azul de metileno, el kilo y medio de maíz para las gallinas, las  velas para sacarse de encima los sustos desde que la luz se apagó y se fue de la casa.
            Una vez hechas las compras y salido a la vereda, miró hacia el río. El olor del pueblo era igual. Eso quería decir que el planeta seguía su curso natural y que no había descompostura de los astros y los demás cuerpos celestes.
Doña Delmira, la mujer mas vieja del sitio, había amanecido nuevamente, y con ella habían amanecido las mujeres que le limpiaban las escaras del cuerpo con caléndulas silvestres y que hablaban en voz alta sobre el sentido de sus desvaríos, total la enferma ya no escuchaba nada.
Don Manuel quería saber no si qué cosa, y vino para su casa. Su mujer, Rosa, se hallaba hablando para sí. Como no sabía qui cosa quería saber se sintió indefenso frente a ella, quien lo confundía, lo alarmaba,  hablando tan larga y rápidamente  como hablaba.
- ¿No te estarás volviendo loca? - preguntó.
- No estoy para bromas; el carbón esta húmedo y ya son las diez.
Y el día dio vueltas en torno a el que quería saber no si qué cosa. A veces eso le pasaba y  el mal  humor le cortaba la mirada en el instante. Entonces no solía prestar  atención a nadie, ni a doña Magdalena que pasaba, caída ya la tarde, con su hato de marranos, cantando la canción que los domingueros entonaban  en la iglesia; ni a doña Justa, que se iba caminando con el adiós muy grande en la mano y se entreveraba con el camino por donde regresaban las vacas después de ser ordeñadas.
Tres días pasaron y el seguía queriendo saber no si qué cosa. La costumbre es la costumbre. Cuando el gallo se largaba a cantar a las cuatro y media de la madrugada, ya estaba ordenando su cara, su cuello, sus bigotes  frente al espejo. Y bajaba al pueblo.
Y al encontrarse con Francisco, el violinista, escuchaba la música venida como un aliento de un  pueblo muy  lejano. Y respondía a don José, cuando le preguntaba qui había de nuevo, que no ocurría nada, con lo que ambos pensaban que era otro miércoles mas marchando bien.
Y así seguía el calendario, sin novedad que viniera a dar de que hablar a nadie.
Al día siguiente, el gallo no cantó. ¡No cantó el gallo, por San Jorge!
El eje del pueblo se había quebrado. Sintió que el corazón le salía en forma de vómito de sangre por la boca mientras un relámpago estallaba en su pecho.

A las ocho de la mañana se supo en el pueblo que don Manuel murió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada