Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

martes, 24 de enero de 2012

MICRORELATOS "EL DINOSAURIO" y "EN UN LUGAR DE LA MANCHA", por Ramón Cabrera Naveiras, de España

EL DINOSAURIO, por Ramón Cabrera Naveiras, de España

Seleccionado por Tele Madrid
Tercer premio relato hiperbreve La librería Mediática 2011

(Caracas, Venezuela)

                       Me despierto y el dinosaurio sigue todavía allí, invadiendo la casi totalidad de mi pequeño apartamento. Como puedo voy a la cocina a servirme una tila. Le pregunto una vez más: ¿Cuanto va a durar esto? El dinosaurio, por supuesto, ni se digna responderme ni modifica su estúpida e indiferente expresión prehistórica. Llevamos así años, demasiados. De verdad, intento librarme de él, pero siempre sin éxito. La fatalidad nos une. Indudablemente, Monterroso olvidó prever una salida a esta embarazosa situación. Sólo la tila es capaz de aliviar el desasosiego que me produce la imaginación de un irresponsable.

 

EN UN LUGAR DE LA MANCHA, por Ramón Cabrera Naveiras


Publicado por La Vanguardia, de Barcelona
Premio Vinos de la España de Don Quijote 2010

                       La primera frase, esa que iba a inmortalizarle, se le resistía a Cervantes jornada tras jornada. Desolado un día, pidió para animarse un vino a su sirvienta. Entumecidos, los dedos de su única mano apenas pudieron sostener la copa y el líquido se le derramó por la entrepierna. “¡Oh, vuecencia, en qué comprometido lugar apareció la mancha! “ exclamó la mujer, regocijada. “¿En qué lugar, Dulcinea? ¿Acaso no te acuerdas de su nombre?”, le preguntó, procaz, el escritor. Los ojos se le iluminaron. Pero contra todo pronóstico no fue  a por la criada, si no a por pluma y papel. Nacía El Quijote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada