Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

domingo, 2 de octubre de 2016

PEREGRINACION, por Eva Marabotto



En mi casa fue peregrinación, pero de ningún modo juvenil. Y es curioso que haya llegado bien transcurridas mis cuatro décadas, pero nunca antes había juntado coraje. Elegí dos compañeros con experiencia: mi hermano y mi primo que ya llevan seis años enfrentando el desafío de recorrer el camino a Luján. en realidad ellos diseñaron su torneo a medida ya que en vez de salir desde los pies de San Cayetano, el Patrono del Trabajo en Liniers, lo hacen desde San Antonio de Padua, el protector de los celíacos y de los que buscan pareja. El recorte en el itinerario permite reducir en unos 15 kilómetros el trayecto que habitualmente lleva unos 60. El caso es que nuestra peregrinación arrancó 10.40 de la mañana de ayer, sobre la Avenida Rivadavia (que algún intendente de Merlo decidió rebautizar como Perón) con destino a la basílica de Luján para homenajear a una imagen de la Inmaculada Concepción de apenas 38 centímetros de altura que se obstinó en quedarse en las tierras de Luján.
Arrancamos con buen ritmo para acortar una distancia que se nos hacía inconmensurable. A la hora de marchas cada cual tiene su estrategia. Están los que caminan lentamente para no dilapidar las fuerzas. Otros necesitan un punto de apoyo: el hombro de un amigo, un palo de escoba, una rama seca o algunos de los bastones que ofrecen a la vera de la ruta por apenas $10. A la altura de La Reja un muchacho rengo se apoya en una bicicleta con el manubrio cortado a la mitad. Camina torcido como si se fuese a caer a cada paso. Pero por momentos se sube al asiento y pedalea rápidamente. Nosotros elegimos la velocidad. Serpentear entre la gente , cortar camino por la vereda o la banquina de la ruta para ganarle terreno al río de vida que corría hacia la basílica neogótica.Mis compañeros eligieron acompañarse con música que le diese energía, yo preferí caminar con oído atento a las conversaciones: penas de amor, problemas de trabajo, eterna gratitud por una enfermedad curada. Todos tienen algo que pedir o algo que agradecer y caminan para conseguirlo.
A la vera del camino, familias completas buscan hacerse su agosto. Venden hamburguesas, sanduiches varios, gaseosas, caramelos, café y mate cocido, pomadas desinflamantes, talco, medias de repuesto y vendas para los malheridos. En una esquina de Rodríguez los empleados de la carnicería Estancias del Prado ofrecen pattys, vacíos y bondiolas con precios que van desde los $20 a los $60. A unos pocos metros los chinos de un supermercados no quisieron perderse el negocio y promocionan sus arrolladitos primavera para comer al paso.
Para las necesidades impostergables hay baños químicos instalados en la banquina o sobre las veredas. Algunos sólo pueden ser usados por mujeres. Camino a la Virgen ser mujer parece ser un beneficio.  Pero también algunos locales colocaron carteles donde ofrecen los suyos. Son peluquerías,almacenes, casas de electrodomésticos y decenas de talleres mecánicos: “Baño a $5” o “Baño limpio a $10, anuncian mientras los peregrinos eligen guiados por la higiene o el bolsillo. Yo me incorporo a la cola que sale de un estudio contable que promociona el suyo. Es bastante larga. Dos mujeres comentan que los hombres tardan tanto o más que las mujeres a la hora de aliviar sus necesidades. El baño está limpio y hay papel higiénico de sobra aunque el depósito del inodoro no tenga tapa y uno tenga que operar la descarga tirando del gancho del flotante. Mientras extiende la mano para recibir los $ 5 el contador se prepara un coctel de Speed en un vaso de plástico. Después comenta apesadumbrado que hay más gente que otros años pero que los peregrinos gastan menos. Según sus cálculos la mayoría no puede invertir en la caminata más de $100. Por eso cargan botellas de agua y comida para el camino. Me extraña su cálculo porque noto que la comida sale menos que en la cancha o un recital. Se consiguen manzanas a $5, hamburguesas completas a $30 y tres Anaflex por $15. Milagros de la Patrona para sus hijos que llegan a visitarla.
Pero no todo es gasto ya que a lo largo del recorrido, además de los 15 puestos de apoyo y los 59 sanitarios, parroquias y colegios, grupos de scouts y exploradores, interrumpen el paso de los caminantes ofreciendo agua fresca,mate cosido, galletitas, caramelos, chupetines, curitas y talco.En total se anotaron unos 6.000 voluntarios.  También hay curas con su vestimenta blanca bendiciendo a los peregrinos con agua bendita. A media tarde uno de ellos me sale al paso con un vaso de sopa caliente. Intento explicarle que estoy a punto de insolarme y parece quedarse triste. En las puertas y ventanas de las casas hay familias que aplauden a los peregrinos, les tiran besos o les muestran carteles que anuncian cuántos kilómetros faltan o alientan; “Vamos que la Virgen los espera”. Algunos servicios están diseñados para que uno los disfrute en el camino. Es el caso de la organización que ofrece diplomas que acreditan que uno caminó hasta Luján. Un representante pide el nombre del interesado y lo informa a otro ubicado unas cuadras más adelante que imprime el recuerdo y lo entrega sin que el caminante haya detenido su marcha. Cerca del puente de Luján un sacerdote toma los nombres de los que tienen deseos de bautizarse. Unos pasos más adelante uno puede sumarse a una cola y convertirse en un hijo de Dios, sin cursos prebautismales, ni vestido blanco ni padrinos a la vista.
 También están los puestos que las organizaciones religiosas arman para atender a sus propios peregrinos. En ellos hay comida en abundancia, masajes para los pies cansados y curitas para las ampollas. En la entrada a Luján  una parroquia de Villa Tessei armó el suyo. Allí les ofrecen agua o mate cocido, galletitas o un plato de fideos y hay especialistas en reventar ampollas o aplicar una buena cantidad de Atomo desinflamante. Para animar a los que llegan cansados instalaron bafles gigantes en los que suena a todo volumen: “Culo pa´ dos tangas”.  Rubén Darío Castiñeira, el tipo que escribió el tema, confesó varias veces su problema de adicciones que lo llevaron a la cárcel. Parece poco probable que alguna vez haya peregrinado para honrar a la Virgen, pero su pegadizo ritmo de cumbia pone a bailar a todo el mundo, incluso a una monja que camina en zapatillas deportivas y con un inmenso paraguas para protegerse del sol.
En varios altos del camino reparten vasos de agua con el logo de la empresa Aysa. En total son 12 camiones cisterna y un grupo electrógeno para asistir a los peregrinos. También hay puestos sanitarios y los municipios compiten entre sí con sus móviles, sus puestos de apoyo. Están los de las Comunas que recorre la marcha: Tres de Febrero, Merlo, Moreno y Luján pero también de otras zonas que quieren decir presente como Esteban Echeverría y La Matanza. 
Mientras ensaya, con las pocas fuerzas que le queda unos pasitos para seguir el ritmo de la cumbia de El Pepo, un pibe pregunta a sus amigos: “Fernet con cola o cerveza, cuando llegamos? Con algo hay que festejar”. En el camino se hace complicado conseguir provisiones de ese tipo. Los supermercados y almacenes tienen prohibido vender alcohol durante la peregrinación juvenil, los efectivos de la policía que custodian el camino suelen otear los grupos que descansan para detectar cocteles improvisados o latas de cerveza. En la entrada de Moreno la pesquisa es más franca: como en el ingreso a la cancha o a un recital los caminantes deben atravesar una barrera de empleados de seguridad que los cachean y los obligan a  abrir sus mochilas para descubrir cualquier rastro de alcohol.
  Cuando cae el sol y nos acercamos a Luján, los puestos de comestibles se alternan con los de recuerdos. Cuadros de la Virgen, estatuas de María y del Gauchito Gil, cintas para la buena suerte y rosarios de todos los colores. A esta altura muchos renguean o se apoyan en alguien cercano. Otros se dejan tentar por los remises que a la vera del camino anuncian “Viaje a Luján”, o “Regreso a Capital”. Los que están enteros, cantan o rezan siguiendo algunos de los carritos con altavoces que montaron las parroquias para animar a los fieles. Los menos inician una carrerita para llegar a la basílica antes que el resto.
Y de pronto, entre ocho y 15 horas después de haber iniciado el camino, aparece la Basílica. En las calles del casco histórico la columna se hace mucho más lenta y se divide en dos brazos. Uno se acomoda en la plaza para escuchar la misa en curso o alguno de los mensajes que Francisco mandó para los peregrinos. Los demás se apiñan en las escalinatas y trasponen la Puerta de la Misericordia para acceder al templo. Un hombre con una panza inmensa que casi hace estallar su remera llora desconsoladamente. Dos mujeres ataviadas con sus sombreros coyas y sus polleras coloridas se abrazan largo y profundo. Allí junto al altar está la imagen que movilizó a los obreros a comienzos del siglo XIX y desde hace 42 años hace caminar a más de un millón de jóvenes un día de octubre por amor a su Patrona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada