Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

lunes, 26 de septiembre de 2016

DOBLE DE CUERPO, por Carlos Alejandro Nahas, de Buenos Aires, Argentina


Enrique se despertó esa mañana con un presentimiento ominoso. Nunca supo bien porqué, pero algo andaba mal. Definitivamente.

Haciendo caso omiso de los malos augures, desayunó como todas las mañanas, café negro y pucho. Baño y traje. Cada día menos pelo, pensó mientras se peinaba y los pocos mechones que le quedaban se enredaban caprichosamente en el peine de dientes gruesos.

Frente al espejo, nudo y trabacorbatas. Rutina de más de 20 años. Perfume nacional y al ruedo. Estuvo hasta casi las seis en su oficina sacando expedientes que no le importaban a nadie. Tomó el saco de su silla, arriba gabán oscuro y a dar clase en la facultad. A eso de las siete las tripas le cantaban hambre y pereza. Decidió cortar ahí.
Subte A y a casa. En Congreso se quedó dormido y se despertó en Castro Barros. La pucha se dijo, me pasé varias estaciones y con la orquesta de Santaolalla zumbándole los oídos se bajó empujando gente. Perdón, perdón, mascullaba mientras la puerta amenazaba con cerrarse. Transitó la calle oscura hasta Yrigoyen y se dispuso a caminar con aire cansino las cinco o seis cuadras que lo separaban de su casa. En la esquina de Colombres vio a lo lejos tres patrulleros y se fue acercando con pudor e intriga. En el lugar una tela negra cubría toda la esquina y la cinta policial daba a entender que nada bueno pasaba tras de ella. Enrique adivinó un muerto y su pavor le hizo llegar a la esquina, siempre sin acercarse. Giró la cuadra, dio la vuelta manzana y retomó la calle de su casa.
Esa noche su mujer le contó que el padre de Diana, una amiga en común, se había muerto hacía una hora nomás, sobre Colombres. Que Diana lo vió a él y no le quiso decir nada, de tímida nomás. Enrique la escuchó con pavor. Había pasado enfrente nomás, lo había visto todo. Como estaban en una reunión de amigos trató de disimular – con muy poca fortuna – el espanto que le produjo saberse testigo presencial de la tragedia. ¿Cuántas posibilidades había de que pasara por ese lugar en ese momento y esa hora? Hacía cuentas mentalmente y le daba una cifra cercana a cero. Se fue a dormir a eso de las siete, tras una descompostura padre. No quería cerrar los ojos. No quería dormirse. Le espeluznaba lo oscuro del sueño. Cayó finalmente en un hoyo negro, sin fondo, sin idea, sin razón, sin sentido.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Amancio cayó fulminado de un dolor insoportable en el pecho. Faltaban dos escasos metros para llegar a su casa, pero no hubo remedio. No llegó. Cuando recuperó el sentido lo rodeaba una tela negra y muchos policías. Muchos. Su hija gritaba y se tocaba la cabeza en forma repetida, como si su muerte fuera el producto de su imaginación. La tela blanca que cubría su cara no le permitía divisar nada, apenas sombras y evanescencias. Estuvo allí como una hora. Hasta que lo vió. Pasaba por la vereda de enfrente, con disimulo, mirando todo de reojo, con miedo.
Olió su miedo, olió el pavor, la desconfianza, los estragos de la muerte. Escarbó en su alma y vio a un buen tipo, algo cansado, con grandes sueños descascarados, con ansias marchitas, poca guita, mucha calle. Lo llevaron a otro lado, lo metieron en un lugar frio y lúgubre, lo encajonaron.
A las siete de la mañana en punto se las tomó. Amancio no era de los que se quedaba quieto y ese cuerpo lo llamaba. Tenía al menos 20 años menos que él, pero valía la pena. Que se fueran todos los canas y los médicos a la mismísima mierda. Él no pensaba seguir allí, no él.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Enrique va de un lugar a otro de su cuarto acolchonado. Después de unos años de gritar al pedo, lo tiraron ahí. Nadie quiso creerle nada. Fueron infructuosos sus intentos de explicar lo inexplicable. Que otro vivía allí con su cuerpo. Que el tipo tirado en el cordón se le había metido debajo de la piel y no lo quería dejar en paz.
Cada tanto lo dejan salir al parque. No sabe muy bien si una o dos veces por semana. Lo pone contento, son los momentos en que Enrique y Amancio charlan más distendidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada