Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

martes, 29 de diciembre de 2015

TENGO UNA BRONCA, por Nechi Dorado, de Santa Teresita, Argentina


Nosotros vivíamos en el Chaco, todos éramos felices allí, no había que tener cuidado para cruzar la calle, la mama no te decía nunca “no hables con desconocidos”, tampoco tenías que pagar al tipo que viene todos los meses a cobrar porque te prestó un lugar para vivir que se llueve todo.

Allá estábamos en el rancho que había sido del abuelo, del abuelo, del abuelo, esos que ni conocí pero que nos dejaron vivir en ese lugar que habían hecho con la ayuda de la abuela, de la abuela, de la abuela.
Jugábamos entre los árboles, hacíamos unas escondidas donde nadie podía descubrirnos, mis hermanas y hermanos eran más hermanos y hermanas. Ahora las chicas andan con otras amigas suyas jugando con muñecos de trapo que parece que te miran pero que si les hacés buuuuhhh ni reaccionan.
En cambio en el Chaco jugábamos a correr a los pollos, dormíamos con los pollitos abrazaditos, hasta una vez sin querer ahogué uno que se puso debajo de mí  y apareció al otro día tan quietito como los muñecos que hoy tienen las chicas.
¡Mi madre, cuánto lloré ese día!, yo quería cuidarlo al pollo, como se le ocurrió meterse ahí y ni fuerza que hizo el tarado para salir. La cuestión es que yo sigo llorando cada vez que me acuerdo, como ahora.
El cielo allá era más brillante, a las estrellas parecía que podías agarrarlas y nos subíamos a la rama más alta de los quebrachos, estirando los brazos, claro, igual no podíamos llegar porque éramos muy bajitos. Además estaba lleno de sapos y ranas, charcos, lagunitas donde íbamos a sacar anguilas con el dedo gordo de la mano. Cómo se movían, te chupaban el dedo y no las podías desprender, después íbamos a tirárselas a las chicas que  corrían muertas de risa.
Las bobas, desde que están acá se asustan hasta de las hormigas, se hacen las finas y son todas ¡ayyyyy mamiiiii!
Cuando llegaron esos tipos blancos como cuero e’chancho nos dijeron que habían comprado los terrenos y teníamos que irnos. –¿Qué compraron quéeee? Si ya no están los abuelos, mentirosos. Además no trajeron ninguna plata.
Mi viejo se resistió enojado pero al final como los tipos venían armados, le dijo a mi mamá que nos trajera para Bs.As, que luego nos llamaría de nuevo cuando se aclararan las cosas.
Pero nunca aclararon nada, dice que tiraron abajo hasta miles de miles de árboles, no hay más sapos, se murieron un montón de bichos de carne que eran los amigos nuestros. A la mama la vemos llorando vuelta a vuelta, entonces para que pare, la abrazamos y le juntamos florcitas que no son tan lindas como las que crecían por allá, pero al menos nos mira y sonríe.
Yo sigo con bronca, no me gusta este lugar donde te miran de reojo y muchas madres les dicen a los hijos, cuando nos ven pasar –alejate de ese indio de mierda.
Qué se creerán, si son todas desteñidas. Y mis hermanas se quieren parecer a ellas y se ponen pollitos de trapo en la punta de las trenzas, pavotas.
Que se dejen de joder, yo me volvería al Chaco pero es que ni tren que me lleve hay ahora.





De su libro de cuentos y relatos “Destapando el silencio”. Editorial Amaru

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada